Preguntas frecuentes sobre la enfermedad

 

 

En los últimos años, los descubrimientos en biología celular y genética molecular han permitido comprender los principales mecanismos que llevan al desarrollo de neoplasias. De este rompecabezas a punto de ser completado, se desprende una nueva visión del cáncer, entendido ahora como una enfermedad crónica tratable —o incluso curable— en la mayor parte de los casos. No obstante, la prevención y la detección temprana son claves importantes en este éxito. Luego de enormes logros científicos en las mesadas de los laboratorios, la medicina se enfrenta al desafío de trasladar definitivamente los avances al lecho del enfermo. El triunfo en esta batalla final también dependerá, en buena medida, de la transmisión de un mensaje claro, sin misterios, no sólo al paciente y su entorno familiar sino a la población toda.

 

Seleccione una pregunta:

- ¿El cáncer es una única enfermedad?

- ¿Neoplasia y cáncer significan lo mismo?

- ¿Tumor y neoplasia significan lo mismo?

- ¿El cáncer es una enfermedad genética?

- ¿El cáncer es siempre una enfermedad heredada?

- ¿Las causas del cáncer siguen siendo un misterio?

- ¿El cáncer se origina mayormente en virus?

- ¿Se puede prevenir el cáncer?

- ¿Cómo influyen los hábitos de vida una vez contraído el cáncer?

- ¿El cáncer es una enfermedad incurable?

- ¿La biopsia es la mejor manera de diagnosticar el cáncer?

- ¿Existe algún procedimiento alternativo para evitar la cirugía del cáncer?

- Durante la cirugía de un cáncer, ¿hasta dónde es necesario extirpar?

- Luego de la cirugía, ¿con qué tipo de tratamiento se continúa?

- ¿Cuándo es aconsejable recibir un tratamiento experimental?

- ¿Es lo mismo un tratamiento experimental que una terapia alternativa?

- ¿Cuándo hay que sospechar que se trata de una terapia mentirosa?

- Si un cáncer es considerado incurable, ¿hay algo por hacer?

- ¿Cómo debe manejarse la familia de un enfermo de cáncer?

 

®¿El cáncer es una única enfermedad? volver arriba...

 

No. El cáncer es un grupo de enfermedades íntimamente relacionadas que comparten similares mecanismos celulares y moleculares, pero que difieren mucho de acuerdo con el órgano o el tejido donde se originan. Por ejemplo, un cáncer de testículo es muy distinto a un cáncer de pulmón, tanto con respecto a las causas de la enfermedad y los síntomas que produce, como a los posibles tratamientos y el pronóstico del paciente afectado.

 

®¿Neoplasia y cáncer significan lo mismo?volver arriba...

 

            No. Existen neoplasias benignas y neoplasias malignas. Estas últimas, las neoplasias malignas, son sinónimo de cáncer. Todas las células neoplásicas se caracterizan por una gran capacidad de crecimiento. Las células neoplásicas malignas (o cancerosas), además de proliferar rápidamente, son capaces de infiltrarse en los tejidos y formar metástasis en órganos distantes. Esta propiedad de las células malignas es la que puede comprometer la vida de los pacientes con cáncer.

 

®¿Tumor y neoplasia significan lo mismo?volver arriba...

 

            Sí. Aunque originalmente aludía a la formación de un bulto en el cuerpo, con el tiempo tumor se ha convertido en sinónimo de neoplasia. Así, es también correcto hablar de tumores benignos y tumores malignos. No obstante, las neoplasias no siempre se manifiestan bajo la forma de bultos y los síntomas pueden ser variados, incluyendo llagas que no curan, pérdida de sangre, cambios en la evacuación intestinal, ronquera y tos persistente.

 

®¿El cáncer es una enfermedad genética?volver arriba...

 

            Sí. El cáncer se origina debido a múltiples alteraciones en distintos genes, que se van acumulando en una determinada población de células. Sin embargo, esto no implica que el cáncer sea necesariamente una enfermedad genética en términos de la herencia.

 

®¿El cáncer es siempre una enfermedad heredada?volver arriba...

 

            No. Si bien algunas familias tienen una carga genética determinante, estos casos representan bastante menos del 10% de los cánceres del ser humano (menos de 1 de cada 10 casos). Además, lo que puede heredarse es una fuerte predisposición, pero no la enfermedad en sí misma.

 

®¿Las causas del cáncer siguen siendo un misterio?volver arriba...

 

            No. Está establecido que las causas más habituales de cáncer son ambientales y suelen esconderse en nuestros hábitos de toda la vida. Los carcinógenos llegan en el aire que respiramos, en la dieta que consumimos o bajo la forma de radiaciones, en una exposición que, por lo general, es lenta y sostenida a lo largo de los años. Estos carcinógenos del ambiente van dañando los genes de las células más expuestas. Si se consideran en conjunto los casos de cáncer asociados al tabaquismo, al alcoholismo y a los hábitos dietéticos perjudiciales, suman más del 70% (7 de cada 10 casos).

 

®¿El cáncer se origina mayormente en virus?volver arriba...

 

            No. El papel comprobado de los virus en el cáncer del ser humano se limita a cerca del 5% (1 de cada 20 casos). No obstante, en algunas variantes de cáncer ciertos virus se convierten en una causa destacada, como ocurre con el virus del papiloma en las neoplasias del cuello uterino.

 

®¿Se puede prevenir el cáncer?volver arriba...

 

            Sí. Considerando que en más del 80% de los casos estudiados el desarrollo de cáncer guardó una relación estrecha con el contacto sostenido con factores del ambiente y hábitos de vida, en teoría, 8 de cada 10 casos podrían haber sido prevenidos. Además, una forma de prevención es la detección temprana de la enfermedad. Se han difundido listas de recomendaciones preventivas, que pueden ser aplicadas fácilmente, y de ciertas señales de peligro que invitan a una rápida consulta al médico.

 

®¿Cómo influyen los hábitos de vida una vez contraído el cáncer?volver arriba...

 

            Poco. Una vez detectado un cáncer luego de una larga exposición a carcinógenos, la suspensión de los hábitos perjudiciales ya no modificará la progresión de la enfermedad. El daño causado en los genes de las células afectadas no puede repararse evitando el contacto con el carcinógeno, siendo necesario eliminar a todas esas células para curar al paciente. Por supuesto que el abandono de conductas nocivas para la salud, como el tabaquismo o el alcoholismo, tienen un impacto positivo para la salud del paciente, pero lamentablemente no modificarán de manera sustancial el curso de un cáncer ya instalado.

 

®¿El cáncer es una enfermedad incurable?volver arriba...

 

            No. Todo cáncer detectado tempranamente es curable. Disponiendo del acceso a un buen tratamiento, en la actualidad en el 50% de los casos el cáncer es curable y en otro 20% puede ser tratado como una dolencia crónica. Esto se traduce en que 7 de cada 10 pacientes con cáncer estarían en condiciones de manejar su enfermedad.

 

®¿La biopsia es la mejor manera de diagnosticar el cáncer?volver arriba...

 

Sí. La única forma certera y objetiva de arribar al diagnóstico confirmatorio de cáncer es a través del estudio microscópico de una muestra del tumor. Cualquier otro procedimiento es apenas presuntivo y esta presunción no resulta suficiente para decidir el tratamiento más adecuado.

 

®¿Existe algún procedimiento alternativo para evitar la cirugía del cáncer?volver arriba...

 

No. El tratamiento básico de un tumor sólido es su extirpación mediante cirugía. En realidad, si un tumor es operable, la cirugía se convierte en la gran ocasión para remover por completo todo rastro de enfermedad y verdaderamente curar al paciente. Por lo tanto, esta oportunidad no debe ser desaprovechada.

 

®Durante la cirugía de un cáncer, ¿hasta dónde es necesario extirpar?volver arriba...

 

La extensión de la cirugía se determina a partir de los estudios clínicos, los resultados de la biopsia e incluso durante el mismo acto operatorio. Siempre que fuese posible, el cirujano intentará extirpar la totalidad de la masa tumoral, más un margen de tejido sano.

 

®Luego de la cirugía, ¿con qué tipo de tratamiento se continúa?volver arriba...

 

Es muy probable que, de acuerdo con la extensión de la enfermedad, la cirugía se complemente con ciclos intensivos de quimioterapia o radioterapia. Aunque estos tratamientos implican muchos trastornos y padecimientos, el retroceso de la enfermedad y la cura del paciente dependen de la destrucción de los pequeños restos de tumor que pudieran haber quedado luego de la cirugía. En ocasiones, el tratamiento se continúa con medicamentos menos tóxicos, que pueden administrarse de manera prolongada para consolidar los resultados alcanzados o mantener “dormidas” a las células tumorales residuales. Se piensa que las nuevas vacunas anticancerosas en experimentación también podrían aplicarse en este momento, para fortalecer el sistema inmune del paciente contra este residuo.

 

®¿Cuándo es aconsejable recibir un tratamiento experimental?volver arriba...

 

El paciente debe someterse primero a todos los tratamientos convencionales, de efectividad comprobada, que en muchos casos lo llevarán a la cura o al retroceso de la enfermedad. En un primer momento, cualquier otra terapia no servirá más que para aportar confusión, y aún peor, podría limitar las posibilidades de éxito con las terapias probadas, razonablemente efectivas. Luego, ante la eventual falla de los tratamientos convencionales posibles, el paciente podría participar como voluntario en ensayos de investigación clínica con nuevos agentes. Estos tratamientos experimentales son gratuitos y se encuentran avalados por organismos oficiales.

 

®¿Es lo mismo un tratamiento experimental que una terapia alternativa?volver arriba...

 

            No. Un tratamiento experimental arranca de evidencias contundentes de acción anticancerosa, obtenidas previamente en animales enfermos. La administración de estos nuevos tratamientos a pacientes voluntarios es gratis, y se realiza siguiendo un protocolo serio y bien diseñado, que busca demostrar el efecto beneficioso también en los seres humanos. De confirmarse su acción, el tratamiento será entonces incorporado al arsenal para la luchar contra la enfermedad. Por el contrario, las terapias alternativas incluyen metodologías y remedios nunca probados científicamente. Aunque quienes las ofrecen suelen ser médicos, se administran sin el aval de organismos oficiales y sin un consentimiento escrito de los pacientes. Por lo general, son terapias costosas, puesto que el objetivo central es lucrar, pero no investigar prolijamente la acción terapéutica.

 

®¿Cuándo hay que sospechar que se trata de una terapia mentirosa?volver arriba...

 

            Cuando una supuesta terapia “mágica” no se encuentra disponible en todas las farmacias y hay que pagarla en mano a quien la ofrece, es más que suficiente para sospechar el engaño, aunque se trate de un profesional y atienda en una Institución reconocida. También es sospechoso que se le pida al paciente que vaya a adquirirla sólo a determinada farmacia y que el remedio se presente en un frasco con un rótulo casero, sin descripciones detalladas de su contenido. Otra clave reside en el habitual “compromiso de silencio” que se les pide a quienes compran estas terapias. Si se tratase de un tratamiento probadamente útil, su difusión debería ser bienvenida y debería estar disponible de manera masiva.

 

®Si un cáncer es considerado incurable, ¿hay algo por hacer?volver arriba...

 

            Sí. La medicina paliativa busca cuidar más allá de curar, considerando que la calidad de vida puede ser tan importante como la cantidad de vida. En ocasiones, el alivio es el único objetivo realista que puede ofrecerse al paciente con un cáncer avanzado.

 

®¿Cómo debe manejarse la familia de un enfermo de cáncer?volver arriba...

 

            No hay recetas universales, porque cada individuo y cada familia son especiales. Sin embargo, puede asegurarse que si la comunicación es honesta, la situación es más saludable para todos y hasta es posible conversar los temas más difíciles. La familia suele asumir la premisa falsa que nunca debe decirse la verdad, como si el paciente no la supiera. La cuestión no pasa por decidir si remarcarle o no al paciente esa verdad implícita que ya percibe, sino en tratar de compartir con el enfermo los sentimientos y las situaciones que giran en torno de esa cruda verdad.